Bien-être | Astuces

“¿Cómo así?”: Esa fue mi primera reacción  ante el  anuncio de la suspensión de clases el pasado 13 de marzo de 2020. Yo no sé a ustedes, pero a mí, ese día me pareció durar una eternidad. Salí a leer todas las noticias a un ritmo frenético, con muchas dudas en mi cabeza y una ansiedad palpable (pido disculpas a mis vecinos del piso de abajo). Algunas semanas después del confinamiento voluntario, aquí estoy contando mi experiencia…

Las trampas del confinamiento

Al principio, mi lado introvertido estaba celebrando: ¿cursos en línea?, ¿quedarse en la casa tanto como sea posible?, ¿estar todo el día en pijama? Sí, ¡hasta que la pandemia nos separe! Estación: “cocina”, próxima parada: “cuarto”.

¡Ah! pero una vez en la cama, insomnio, muchas preguntas en mi mente y mi cabeza parecía una olla a presión. Los eventos siguientes ocurrieron en un abrir y cerrar de ojos: las calles empezaron a quedarse vacías, algunas personas sin trabajo, ahora el mundo funcionaba en cámara lenta.

¿Cuál era la solución para alejar el estrés y todas estas preguntas?: ocuparse en algo.  Claro,  esto funciona muy bien al comienzo, pero al cabo de dos días, todas las esquinas de mi casa brillaban, mis armarios estaban tan organizados que Marie Kondo estaría orgullosa de mí y el nivel de cafeína en mi sangre era casi ilegal.

Después, las clases volverían a tomarse virtualmente, a distancia. Yo, generalmente soy una alumna dedicada, pero encontrar la motivación para continuar con el trimestre desde la casa fue realmente una batalla. Dicho esto, decidí atacar y tener la situación bajo control: continúo mis clases y me concentro tanto como si estuviera haciendo un maratón de mi serie favorita de Netflix. ¿Y después? El gran vacío que normalmente estaría ocupado por la vida social. Después de las 5 de la tarde, ya no había nada que hacer… y me encontraba comiendo los restos de pizza del día anterior.

Y ahora, ¿qué hacemos?

Les voy a contar un secreto…realmente no estoy tan aburrida como al principio de todo esto. Me dije, mientras muchos pasan sus días pegados a sus celulares, además de seguir los cursos en línea, yo por mi parte continuaré a instruirme, pero de otra manera. Soy una ferviente defensora de la autoeducación y estoy convencida que el aprendizaje no se obtiene únicamente asistiendo a la universidad. En comunicación, mi campo de estudios, la curiosidad es fundamental, así que usaría esto a mi favor.

Al estar en casa, la pereza nos gana fácilmente, así que ¡los invito a seguir mis consejos! Suelten el teléfono de sus manos (sí, de inmediato, así duele menos), sean infieles a su pijama y crean un lugar de trabajo o estudio adecuado: no trabajen en el mismo lugar donde comen o duermen (si es posible). Igualmente, esta es la oportunidad de comenzar un nuevo proyecto, o tal vez, de ampliar sus conocimientos en un tema del cual no conocen mucho. ¡Es el momento de ponernos a prueba! Todos los recursos necesarios para lograrlo se encuentran en línea, esa es la belleza del 2020: los MOOCs (cursos en línea abiertos a todos), vídeos en YouTube, aplicaciones móviles (para aprender un idioma, por ejemplo), las opciones son múltiples…

Lo que deben recordar

Sin romantizar la situación, el confinamiento puede convertirse en una oportunidad única para los que podemos quedarnos en casa y aprovechar algo del tiempo libre. La autoeducación es mucho mejor que la televisión, y además, es útil para el futuro de una forma u otra.


¿Les ha gustado este artículo y les gustaría saber más sobre las profesiones relacionadas al campo de la comunicación?

La comunicación es un campo muy amplio, que abarca desde la cobertura de eventos, la redacción de artículos hasta la producción editorial. El programa de pregrado, o licenciatura de la Universidad de Montreal, ofrece 4 especializaciones en función de los intereses de cada persona: medios y cultura, comunicación organizacional, comunicación y tecnología (esta es la opción que yo elegí) o un programa general (¡perfecto para los indecisos!). Por mi parte, aún no he decidido en que área profesional voy a desarrollarme, pero esto es solo una cuestión de tiempo.

Licenciatura en ciencias de la comunicación